Zorra oriental se pone a cuatro patas para un ricachón salido

Aunque en un principio lo que le llamó la atención de su ligue era su dinero, parece que esta zorra oriental comprobó que en la cama el tipo también tiene sus aptitudes. La japonesa empezó por comerse su rabo y tras ponerse a cuatro patas, vio como el ricachón se empleaba a fondo y reventaba su coño asiático a pollazos, haciendo que se corriese como nunca y dejándola mojadita tras tantos orgasmos intensos.

174 Visitas