Se asombra con sus tetas naturales y las prueba en un polvazo

Durante la cita con su nuevo ligue, el chico intuía que la rubia tenía una gran delantera, pero jamás imaginó que fuese a contemplar las tetas naturales más ricas que ha tenido jamás tan a mano. Y es que cuando fueron a casa del chaval, ella se lanzó a por su rabo y logró ponerlo a tono al lucir sus ubres, sin nada de silicona y que pronto el chaval se llevó a la boca. Además la golfilla le dejó gozar con unas pajas cubanas, hasta acabar montando su polla y esperando que soltase toda su lefa sobre sus pechotes perfectos.

324 Visitas