Recibe al repartidor mulato y prueba su pollón en la cocina

Parece que este repartidor se había equivocado en su entrega pero aun así, decidió darle el pedido a la morenaza que le había abierto la puerta por las molestias. Ella quiso agradecerle el detalle al mulato y tras invitarle a pasar, los dos terminaron en la cocina hasta que la cosa subió de tono. Pronto notó su polla dura y tras chupársela como pudo, la chica terminó cabalgándola con ganas y se corrió varias veces con el polvazo interracial que le dio el negrito.

65 Visitas