Pilla a la profesora masturbándose y no duda en ayudarla

Después de unas cuantas horas de clase, esta profesora quería relajarse un rato y quiso masturbar su coño bajo la mesa, aunque no paró de tener interrupciones. Primero fue uno de sus alumnos y luego el bedel, que cuando la vio con su vibrador, no pudo resistirse a darle rabo. Ella no dudó en aprovechar su empalme y tras abrirse de piernas sobre la mesa, terminó recibiendo un buen meneo en el aula, que sin duda sofocó sus necesidades.

557 Visitas