Morenita no puede creer que su coño sea perforado por semejante rabo

Una de las ilusiones de la morenita, era la de sentir en su coño un buen rabo de color. Lo que pasa es que el que tiene el mulato con el que ha quedado es enorme y claro, le surgieron las dudas. Pero tras un rato a solas con él, decidió seguir adelante y se preparó para el semental y su polla. Nada más sentirla dentro, acabó con los ojos en blanco y deseando que siguiese dándole duro, hasta alcanzar los orgasmos más intensos de su vida gracias al polvazo interracial que le metió.

115 Visitas