Su follamiga mulata se corre varias veces gracias a su rabo

Cada vez que su follamiga mulata se cita con él, le recibe con una sonrisa y con un abrazo fuerte, ya que el blanquito tiene entre las piernas todo lo que ella busca. La negrita pronto se pone manos a la obra con su rabo y tras sacarle brillo, termina sin bragas y follando de todas las formas posibles en el sofá. El tipo se emplea a fondo y no para de darle duro a ese coño de ébano, llevándola al orgasmo y terminando por soltar toda su lefa sobre su boquita.

271 Visitas