Empieza el día con su marido en la cama y follando duro

Afortunadamente para este matrimonio, parece que sus ganas de sexo siguen intactas y la madurita lo deja bien claro al despertarse en la cama con su marido. Nada más ver como abría los ojos, la señora empezó a acariciarle y pronto lo puso a tono, hasta terminar abierta de piernas y dejando que le metiese el rabo. Fue un polvazo casero como los que se marcaban cuando eran más jóvenes y acabó del mismo modo, con la señora esperando la lefa de su hombre en toda la cara.

578 Visitas